lunes, 22 de octubre de 2012

¿Por qué son escasas las fieras? Una introducción a la ecología





¡Hola de nuevo! Esta vez toca mirar en la estantería o en la memoria a ver si encontramos algún libro interesante para comentar. Como nuestro blog abarca un poquito de todo, hemos optado por uno de un científico inglés; se llama “¿Por qué son escasas las fieras?” y su autor es Paul Colinvaux.

Este llegó a nosotras el verano pasado por parte de una profesora de física, pero el libro trata sobre ecología, con diversas preguntas que se van desarrollando y enlazando a lo largo de unos veinte capítulos.

Otro motivo por el que hemos elegido este en concreto, de entre tantos como se publican sobre divulgación científica, es por su título. La semana pasada hablamos sobre la relación que existía entre la longevidad de los perros y su carácter (cuanto más dóciles más llegan a vivir), bueno pues hoy queríamos comentar que en las grandes fieras, la razón por la que no abundan no es porque puedan arrancarte un brazo si las molestas.

Tal y como nos explica en uno de los apartados la publicación de Colinvaux, la respuesta está en la transmisión de energía de unos escalones a otros en las cadenas alimenticias. Para que os agáis una idea; una planta absorbe energía solar y la transforma en su propia energía química, que la empleará, en parte, en nutrirse y, en parte, la perderá en mantenerse viva. Por eso, cuando una cebra se la come, solo coge una porción de la energía que había al principio y de ahí vuelve a perder un poco más para su supervivencia (mantener su Tª constante, reproducirse...). Así, cuando la pequeña cantidad de energía que queda llega a los últimos eslabones, el león, ya no hay energía suficiente para que estos se multiplen mucho.

Además, como hemos dicho, se hablan de muchas más curiosidades, como ¿por qué conviven especies parecidas en un mismo lugar? A la sociedad humana le convendría leer en este capítulo sobre la coexistencia pacífica de los animales, tal vez así potenciaríamos el desarrollo sostenible. O, ¿por qué es azul el mar?

Lo dejamos ahí por si la chispa de la intriga mueve a alguien a leer esta obra o a buscar respuestas en Internet.

Hasta la próxima.

1 comentario: